¿Cuáles son los monumentos del ciclismo?

Sep 12 2020
admin

En las competencias ciclísticas, algunas se han hecho de un sitial de honor por lo que exigen a los atletas. Estas carreras de un día están marcadas en la mente de los que aspiran a ser ciclistas profesionales y de los seguidores del ciclismo que apoyan estas competiciones tanto en las mejores casas de apuestas para  dejar su confianza en sus atletas cómo siguiendo cada etapa por televisión. Hablemos un poco sobre estas carreras llamadas los monumentos del ciclismo.

Milán – San Remo 

Es una de las carreras más antiguas. Sus inicios se remontan a más de 100 años atrás, en 1907 y se realiza el tercer sábado del mes de marzo. Su extensión la hace única, con 300 kilómetros en un recorrido donde no faltan hermosos paisajes, en particular el final de la carrera, cuando todos los competidores se desplazan junto a la orilla del mar, suele ser reseñado por las cadenas deportivas.

El tramo final es una dura prueba de velocidad, donde la estabilidad del terreno y la cercanía a la meta hace que los espectadores vean a cientos de competidores pedaleando a todo pulmón para llevarse el premio.

Tour de Lombardía

Más conocido como el clásico de las hojas muertas, en referencia a una de las características de la estación de otoño, cuando se realiza esta gran carrera. 

Su ruta ha cambiado gran cantidad de veces pero el recorrido siempre ronda los 240 kilómetros de longitud. Entre los detalles más famosos de este Giro de Lombardía se encuentra una subida a la cota de Madonna del Ghisallo, un lugar con mucho valor para ciclistas donde se pueden observar objetos relacionados con el ciclismo en la historia y la religión.

Paris – Roubaix: El Infierno del Norte

Es una de las carreras con más historia del mundo, para empezar es la más antigua, ubicándose sus inicios en 1896. La París – Roubaix se vio interrumpida dos veces por las dos grandes guerras mundiales que se conocen. Pero su apodo de “El Infierno del Norte”, se lo debe a la parte final de la carrera. Cerca de la mitad de la ruta comienzan algunos pasos extremadamente complicados, la geografía, ascensos, todo hace que sea una carrera solo para masters. De hecho, aún siendo una carrera de nivel profesional, es normal que en los últimos 50 kilómetros varios competidores abandonen la carrera por cansancio o lesionados. 

Tour de Flandes

De las carreras más conocidas, incluso por los que no son aficionados a este deporte. Se realiza en Bélgica el primer domingo de Abril y a diferencia de la carrera anterior, esta sí se realizó en medio de la segunda guerra mundial. Al estar en “territorio alemán”, se aseguraron de que esta larga carrera de 260 kilómetros de recorrido se mantuviera activa.

Destacan de esta carrera sus impresionantes rampas y el hecho de que no hay un gran ciclista que haya ganado gran cantidad de veces este premio, los máximos ganadores son seis y todos la han ganado 3 veces.

Lieja – Bastoña – Lieja

El último de los llamados monumentos del ciclismo es esta carrera, como su nombre lo  indica es una especie de recorrido de ida y vuelta entre Lieja, Bastoña y de vuelta a Lieja. En sus 260 kilómetros son las colinas de Ardenas las que representan el tramo más duro para los competidores, la geografía y el clima hacen que este tramo determine quienes son lo suficientemente duros para llegar a la meta.